Haití Haití

Haití Foto

Haití Mapa

Haití

Haití, oficialmente la República de Haití (en criollo haitiano: Repiblik d’Ayiti; en francés: République d'Haïti), es uno de los trece países que forman la América Insular, Antillas o Islas del mar Caribe, uno de los treinta y cinco del continente americano. Su capital y ciudad más poblada es Puerto Príncipe. Está ubicado en la zona central de las Antillas, en el tercio occidental de la isla La Española, limitando al norte con el océano Atlántico, al este con República Dominicana, el otro país situado en la isla La Española, al sur con el mar Caribe y al oeste con el Paso de los Vientos, que lo separa de Cuba. Con 27 750 km² es el tercer país más extenso de las Antillas —por detrás de Cuba y República Dominicana—, con 8 122 000 habitantes en 2005, el tercero más poblado —nuevamente por detrás de Cuba y República Dominicana— y con 292,7 hab/km², el tercero más densamente poblado, por detrás de Barbados y San Vicente y las Granadinas. Su territorio comprende las islas de la Gonâve, Tortuga, Vaches, el archipiélago de las islas Cayemites, así como también otros islotes de sus aguas territoriales. La inhabitada isla de La Navasse (en español isla Navaza) es reclamada por Haití ante la administración de los Estados Unidos. Haití está constituida en forma de república semipresidencialista según la Constitución aprobada en 1987, cuya vigencia quedó suspendida en varias ocasiones por la violencia política, particularmente tras dos golpes de Estado, organizados para deponer al presidente democráticamente electo Jean-Bertrand Aristide; primero el golpe de Estado de 1991, luego el de 2004 que forzó la intervención de la ONU mediante el destacamento de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas (MINUSTAH) en Haití. Tras un proceso electoral tutelado por la comunidad internacional, en 2006 fue elegido Jefe del Estado René Préval. La economía de Haití generó en 2009 un Producto Interior Bruto de 6908 millones de dólares y una renta per cápita de 772 dólares, siendo la más pobre del continente americano y una de las más desfavorecidas del mundo. Según The World Factbook, el 80 % de su población vive bajo el umbral de pobreza y dos tercios de ella es dependiente de un sector de la agricultura y pesca, tradicionalmente organizado en pequeñas explotaciones de subsistencia, fragilizadas por la carencia y empobrecimiento del suelo disponible, siendo dependiente de la ayuda exterior. La sobre-explotación y la erosión del terreno son consecuencia de una intensiva y descontrolada deforestación que ha llevado la superficie arbolada de Haití del 60 % en 1923 a menos del 2 % en 2006. Las devastadoras tormentas tropicales que se sucedieron a lo largo de 2008, y el embate del huracán Matthew en octubre de 2016, han afectado las escasas infraestructuras de comunicaciones que, a imagen de los sectores industriales y de servicios, sufren de la carencia de inversiones sostenidas por culpa de la inestabilidad y la violencia. El sector industrial más importante es el textil, que representa más del 75% del volumen de exportaciones y el 90 % del PIB, pero que es fuertemente dependiente de la demanda y ayudas arancelarias exteriores, particularmente la de los Estados Unidos. Haití está incluido en el programa del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial para los Países en vías de desarrollo altamente endeudados (Highly-Indebted Poor Country, HIPC). Haití proclamó su independencia el 1 de enero de 1804, siendo el segundo país del continente americano en hacerlo, y primero de América Latina en acceder a ella tras un singular proceso revolucionario de carácter abolicionista, iniciado en 1791, que desembocó en una prolongada lucha armada contra Francia, la potencia colonizadora desde finales del siglo XVII. Este proceso convirtió a Haití, cuya base étnica poblacional, que tiene un 95 % de sus habitantes de origen subsahariano de África, siendo el primer caso en la Historia Universal por el cual la rebelión de la población, sometida al sistema de esclavitud, condujo a su emancipación y a la abolición de esta forma de explotación humana, sentando un precedente definitivo para la supresión del comercio transatlántico de personas. Este episodio es específicamente recordado por las Naciones Unidas mediante la Resolución 29/C40, conmemorando cada 23 de agosto, y la institución de la medalla Toussaint L’Ouverture, en homenaje a uno de los líderes de la revolución haitiana. Haití y Canadá son los únicos países de América donde el idioma Francés es oficial y hablado por una parte importante de la población. En el caso de Haití es hablado por casi la totalidad de su población (la otra, también una parte importante habla criollo haitiano), mientras que en el caso de Canadá el inglés (su otra lengua oficial) es la más hablada por parte de la población.