Johannesburgo Sudáfrica

Johannesburgo

Johannesburgo es la ciudad más grande y poblada de Sudáfrica. Es la capital de la provincia de Gauteng, la más rica de dicho país y la cuarta economía más grande del África subsahariana. Coloquialmente los sudafricanos le llaman Joburg, Jozi,​ o JHB. Así mismo es considerada el principal centro económico y financiero del país.

Esta ciudad es una de las 40 áreas metropolitanas más grandes del mundo​ y una de las únicas tres de África oficialmente denominadas "ciudad global" (clasificada como una ciudad de clase mundial); las otras dos son El Cairo y Ciudad del Cabo.​

Erróneamente, se le confunde con la capital de Sudáfrica (este país posee tres ciudades capitales oficiales, de las cuales Johannesburgo no forma parte). Sin embargo, allí se ubica la Corte Constitucional, la corte de mayor rango de todo Sudáfrica.

En Johannesburgo existe comercio a gran escala de oro y diamantes, debido a su ubicación privilegiada en el área de las colinas de Witwatersrand muy ricas en minerales.

Johannesburgo recibe visitantes por medio del Aeropuerto Internacional O.R. Tambo, el más grande y con mayor circulación en África y puerta aérea al resto del sur de África.

Es una de las pocas grandes ciudades del mundo que ni están en la costa, ni poseen un río importante o canal que la comunique con el mar (como Madrid o Berlín). Los cambios en las fronteras municipales llevadas al efecto en el año 2000, han hecho que la población alcanzara los 3 millones (5.61 millones en 2013).

La población del área metropolitana (que incluye los otros municipios del Gauteng excepto Pretoria) se estima actualmente en unos 9 millones de habitantes.

Eso la convierte en la tercera ciudad más poblada de África tras El Cairo y Lagos.

Johannesburgo es una ciudad con un contraste muy fuerte entre la minoría de blanca (17%) que vive con parámetros de país desarrollado y una población de negra (73%) con unos niveles de vida tercermundistas.

La ciudad se halla en la línea divisoria de aguas entre los océanos Atlántico e Índico.

Foto