Dar el Makhzen Marruecos, Tánger

Dar el Makhzen

El Dar el Makhzen (o palacio del sultán o del gobernador) es un palacio histórico del siglo XVIII, en la ciudad de Tánger, Marruecos.

Este palacio sirvió como residencia de los sultanes de Marruecos durante su estancia en la ciudad. Se levantó a principios del siglo XVIII, durante el reinado del sultán Moulay Ismail, después de la expulsión de los ingleses de la ciudad, en 1687. Encargó su construcción, el pachá Ahmed ben Ali al-Rifi, hijo del general Ahmad al-Rifi, libertador de la ciudad y gobernador semi-autónomo de la ciudad de Tánger.​ Fue construido en la Kasbah en uno de los punto más alto de la ciudad con vistas a la Medina y al Estrecho de Gibraltar, donde anteriormente habían tenido su sede los gobernantes británicos y anteriormente los portugueses y con bastante seguridad también los walis meriníes y almohades. El palacio es un exponente de la residencias de este periodo y presenta una fachada blanca y almenada sobre la plaza de la Alcazaba y un patio principal, un gran jardín y la separación entre espacios privados y ceremoniales. Fue ampliado en los siglos XVIII y XIX. El edificio está construido en torno a dos patios, todos los cuales están decoradas con techos de madera, fuentes de mármol y arabescos. Algunas de las columnas son de origen romano. Actualmente alberga la sede de los museos de Artes Marroquíes y el de Antigüedades.

El Dar el Makhzen fue el palacio que sirvió como lugar de exilio del último sultán de Marruecos independiente, Moulay Hafid, después de su abdicación forzada por el Protectorado francés de Marruecos. Se mudó a él con un cortejo de 168 personas, formado por el personal a su servicio, sus esclavos y su propio harén. Permaneció en el palacio, después de que su hermano, Mulay Yusef, ascendió al poder después del Tratado de Fez.​

Foto