Castillo de Miramar Italia, Trieste

Castillo de Miramar

El Castillo de Miramar, que se encuentra situado en la costa adyacente a Trieste (Italia), fue construido en el siglo XIX por voluntad del archiduque Maximiliano de Habsburgo sobre una extensión de 22 hectáreas para compartir su estancia con su esposa, la princesa Carlota de Bélgica.

Fue aquí donde una comisión de mexicanos conservadores que favorecían la monarquía en su país en la segunda parte del siglo XIX se entrevistó con Maximiliano el 3 de octubre de 1863. La delegación mexicana que fue encabezada por José María Gutiérrez de Estrada e integrada por José Hidalgo, Juan Nepomuceno Almonte, el doctor José Pablo Martínez del Río, Antonio Escandón, Tomás Murphy, Adrián Woll, Ignacio Aguilar y Marocho, Joaquín Velázquez de León, Francisco Javier Miranda, y Ángel Iglesias como secretario, expresó ante el archiduque de la Casa de los Habsburgo la petición de los monarquistas mexicanos para que éste se ciñera la corona mexicana y ocupara el trono de México.

El castillo, localizado a pocos kilómetros al norte de la ciudad de Trieste, fue diseñado por el arquitecto vienés Carl Junker entre 1856 y 1860. En el enorme parque que rodea al castillo se encuentra el "Castelleto", un palacete que fue la casa de los cónyuges durante la construcción del Castillo de Miramar, éste posteriormente se convirtió en lugar de encierro temporal de Carlota, cuando empeoró el daño a su razón tras el fusilamiento de su marido en México y dando las manifestaciones clínicas de locura.

En su interior, el castillo se divide en varias secciones: la planta baja fue la residencia de Maximiliano I y su esposa Carlota, mientras que el piso superior fue acondicionado en el período de residencia del duque Amadeo II de Aosta, quien vivió en él durante alrededor de siete años, y que cambió algunas de las habitaciones al estilo de su época.

Foto