Capilla Tornabuoni Italia, Florencia

Capilla Tornabuoni

La Capilla Tornabuoni es la Capilla Mayor de la Basílica Santa Maria Novella de Florencia, Italia.

La capilla Tornabuoni fue pintada por primera vez a mediados del siglo XIV por Orcagna. Se encontraron restos de esta antigua pintura durante la restauración de los años 1940, sobre todo en la bóveda, donde surgieron imágenes de personajes del Antiguo Testamento bajo frescos sucesivos. Después de su descubrimiento fueron separados y ahora se exhiben en el refectorio antiguo, que constituye el Museo de Santa Maria Novella.

La familia Sassetti, banqueros ricos relacionados con los Médicis, había comprado desde hacia muchas generaciones los derechos de la decoración del altar principal de la iglesia, mientras que las paredes de la capilla y el coro eran prerrogativa de la familia Ricci. Sin embargo en 1348, los Ricci se encontraban en dificultades financieras en una época de crisis financiera de las empresas de Florencia. Por esta razón los frescos de Orcagna, al no haber sido capaz de proporcionar la familia Ricci su restauración y mantenimiento, estaban en la segunda mitad del siglo XV en un estado seriamente comprometido (al parecer por un rayo y humedades​). Los derechos de patronazgo sobre el coro fueron traspasados a los Sassetti en una ceremonia oficial. Sin embargo, el patriarca de los Sassetti Francesco Sassetti, tenía como santo protector a su homónimo San Francisco de Asís y por ello quería realizar una serie de frescos sobre las historias de este santo. Sin embargo, la nunca demasiado oculta rivalidad entre dominicos y franciscanos hizo que los dominicos se opusieran firmemente a la idea de la capilla mayor de su iglesia fuera decorada con escenas de un santo diferente o "contrario" a su orden, por lo que surgió una larga controversia jurídica, que terminó dando la razón a los frailes dominicos. De esa manera, Sassetti tuvo que recurrir para glosar a San Francisco de Asís a la Iglesia de la Santa Trinidad, donde Domenico Ghirlandaio pintó lo que se considera su obra maestra, la Capilla Sassetti.

Foto