Abadía de Saint-Germain-des-Prés Francia, París

Abadía de Saint-Germain-des-Prés

La abadía de Saint-Germain-des-Prés fue una antigua abadía benedictina de París, la más prestigiosa de la capital, situada en el actual VI Distrito de París (en el barrio al que da nombre, Saint-Germain-des-Prés), fundada a mediados del siglo VI por el rey merovingio Childeberto I y el obispo de París, san Germán, bajo la advocación de san Vicente de Zaragoza y la Santa Cruz. Era una abadía real, que por lo tanto se beneficiaba de una exención y estaba directamente sujeta al papa. La primera iglesia de la abadía fue consagrada el 23 de abril de 558. Esta basílica tenía columnas de mármol, un artesonado y ventanas vitradas. Fue necrópolis real hasta la creación de la basílica de Saint-Denis y las reliquias de san Germán se veneran allí, pero ningún enterramiento medieval sobrevive hasta nuestros días, y las reliquias se han reducido considerablemente. La iglesia fue reconstruida por el abad Morard, desde finales del siglo X. Los cuatro primeros niveles del campanario occidental, la nave y el transepto de la iglesia actual se remontan a esa época, y se pueden ver capiteles particularmente interesantes de alrededor del año 1000. El coro actual fue construido en la mitad del siglo XII en estilo gótico temprano y consagrada por el papa Alejandro III el 21 de abril 1163. Fue uno de los primeros edificios góticos, lo que contribuyó a la difusión de este nuevo estilo y es de primera importancia desde el punto de vista arqueológico. Los edificios conventuales fueron reconstruidos sucesivamente durante el siglo XIII y una capilla inspirada en la Sainte-Chapelle fue construida por el arquitecto Pierre de Montreuil y dedicada a la Virgen; el conjunto fue lamentablemente demolido a principios del siglo XIX. La introducción de la reforma maurista en 1630 hizo de la abadía un centro de erudición de gran radiación. Pero la Revolución impuso la eliminación de todas las abadías, y para Saint-Germain-des-Prés, el final llegó el 13 de febrero de 1792. La iglesia se convirtió entonces en una fábrica de salitre, y el culto no se recuperó hasta el 29 de abril de 1803. Desde entonces, la iglesia es exclusivamente parroquial. Entre 1821 y 1854 la iglesia, sometida a una dura prueba en el período revolucionario, fue restaurada por los arquitectos Étienne-Hippolyte Godde y Victor Baltard. Está clasificada como monumento histórico por la lista de 1862,​ y los restos de la abadía fueron inscritos por orden de 26 de octubre de 1953.​ La iglesia de Saint-Germain-des-Prés es la más antigua de las grandes iglesias parisinas, y es el centro de una parroquia viva y dinámica.

Foto