Manneken Pis Bélgica, Bruselas

Manneken Pis

El Manneken Pis [ˌmɑnəkə(m) ˈpɪs] (en neerlandés; ‘hombrecito que orina’) es una estatua de bronce de 65.5 centímetros situada en el centro histórico de Bruselas (Bélgica). Representa a un niño pequeño desnudo orinando dentro del cuenco de la fuente. Junto con el Atomium y la Grand Place es uno de los símbolos de la ciudad y una de sus atracciones turísticas principales, simbolizando el espíritu independiente de sus habitantes.

Había ya una estatua parecida de piedra a mediados del siglo XV, quizás ya desde 1388 (fecha de la primera mención hallada en los archivos de la catedral de Santa Gúdula), que fue robada en varias ocasiones. En 1619 fue reemplazada por una estatuilla de bronce hecha por el escultor barroco franco-flamenco Jérôme Duquesnoy el Viejo, que la situó sobre una columna de seis pies tallada por Daniel Raessens, siendo sustituida por el actual nicho en estilo rococó, en 1770. Los bruselenses protegieron la estatuilla durante el asedio y bombardeo de la ciudad por los franceses en 1695. Una inscripción quedó escrita bajo la estatua después del asalto francés: In petra exaltavit me, et nunc exaltavi caput meum super inimicos meos (El Señor me levantó sobre una roca, y ahora elevo mi cabeza sobre mis enemigos). La estatua actual es una reproducción de la original, que unos vándalos robaron allá por los años 1960, siendo objeto de noticias de prensa que contribuyeron a dar a la estatua y al monumento cierta fama internacional. Recuperado algún tiempo después el original dando lugar a una nueva información mediática, por fin se depositó junto a otra copia de bronce dorado del siglo XVII en el Musée de la ville de Bruselas.

Foto