Estadio Alberto J. Armando Argentina, Buenos Aires

Estadio Alberto J. Armando

El Estadio Alberto J. Armando, mundialmente conocido como La Bombonera, es un estadio de fútbol, propiedad del Club Atlético Boca Juniors. Se ubica en el barrio de La Boca, en Buenos Aires, Argentina. Tiene una capacidad para 49 000 espectadores.​Por su aforo, es el séptimo estadio argentino.

Reconocido por diversos medios internacionales como uno de los estadios más emblemáticos del mundo,​​​​​​​​​​​y declarado de «interés deportivo, turístico y cultural de la Ciudad de Buenos Aires»,​ fue inaugurado el 25 de mayo de 1940 con un partido «clásico» amistoso entre Boca Juniors y San Lorenzo, encuentro que ganó el local por 2 a 0. Ricardo Alarcón, a los 12 minutos de juego,​​ se convirtió en el primer jugador en marcar en el nuevo estadio, hecho que también repitió unos días después, el 12 de junio, cuando se disputó el primer partido de un torneo oficial, contra Newell's Old Boys, y que acabó con el mismo resultado que el anterior.​ El 20 de abril de 1986 recibió por primera vez un nombre oficial: Estadio Camilo Cichero, en honor al presidente que comenzó las obras. El 27 de diciembre del año 2000, se cambió el nombre por el actual, como homenaje a Alberto José Armando, quien fuera presidente del club en las décadas de 1950, 1960 y 1970.​ En 1996, bajo la presidencia de Mauricio Macri se llevó a cabo una profunda reforma, en la que se construyeron las plateas preferenciales y los palcos VIP. Asimismo, se encargó la decoración externa del estadio a los artistas plásticos Romulo Macció y Pérez Celis.​

Diego Armando Maradona definió a este estadio como "El templo del fútbol mundial". Asimismo, diversas glorias del deporte como Pelé, Zico, Andrés Iniesta y Thierry Henry, entre otras, han declarado que en el estadio de Boca Juniors se vive una experiencia única e incomparable.​

El estadio tiene forma de «D», con tres lados compuestos de tres bandejas ligeramente curvas, y un cuarto lado completamente vertical, que se compone de una estructura sencilla y aislada que no tiene relación con el diseño arquitectónico del resto,​ debido a que originalmente el diseño abarcaba el doble del espacio que finalmente pudo ser utilizado. La razón de su diseño compacto fue que se debía construir el nuevo estadio en el mismo solar donde se encontraba el anterior, de madera y mucho más pequeño. Al construir un estadio grande en un predio muy reducido, fue necesario edificar las bandejas muy juntas una sobre otra, y las superiores se encuentran muy adelantadas con respecto a las inferiores, creando una pendiente pronunciada y poco común.​ Este diseño atrevido crea, según los simpatizantes y algunos jugadores, una atmósfera compacta y vibrante,​ que derivó en la frase popular «la Bombonera no tiembla, late».​​

Actualmente, el estadio posee una amplia variedad de formas de llegar a través del transporte público que ofrece la Ciudad de Buenos Aires. Las líneas de colectivos que se acercan hasta el complejo deportivo de Boca son más de 20.​ Además, desde páginas gubernamentales oficiales, se promociona a turistas, lo que también facilita el acceso al recinto.​

En 2015, fue distinguido como «el mejor estadio de fútbol del mundo» por la prestigiosa revista inglesa FourFourTwo. Superando en la elección a otros estadios de renombre mundial como el Camp Nou (Barcelona), Wembley, Estadio Azteca, San Siro (Milan y Internazionale), Maracaná, Signal Iduna Park (Borussia Dortmund), Santiago Bernabeu (Real Madrid), Old Trafford (Manchester United) y Allianz Arena (Bayern Múnich), entre otros.​